Refundación critica la anulación de la candidatura de Iniciativa Internacionalista.

1. Desde Refundación (el espacio transversal surgido de la quinta lista presentada en la última Asamblea de Izquierda Unida) deseamos expresar nuestro rechazo a la anulación de la candidatura de Iniciativa Internacionalista como un atentado del Estado contra los derechos fundamentales, pues usando como excusa el terrorismo, se ilegalizan ideas y se cercena el derecho a la presentación de listas electorales y al voto de una parte de la población.

 

2. Por eso mismo, expresamos nuestro apoyo a la postura de Izquierda Unida que, tal y como se aprobó en la Asamblea Federal, “promueve la derogación de la Ley de Partidos y la anulación de las ilegalizaciones de organizaciones por sus silencios, ideas o simpatías”. Con independencia de nuestra opinión política sobre la candidatura afectada (participamos en otra lista electoral y aspiramos, siempre desde la confrontación democrática, a lograr el mayor apoyo posible de la ciudadanía de izquierdas) creemos que es imprescindible tener una postura clara en defensa de las libertades democráticas y los derechos fundamentales de las personas. Conviene recordar en estos momentos la célebre cita de Rosa Luxemburgo: “La libertad siempre ha sido y es la libertad para aquellos que piensen diferente”.

 

3. La decisión del Tribunal Supremo y la Ley de Partidos en la que se ampara están enmarcadas en una estrategia de criminalización del llamado “entorno” de ETA asombrosamente elástica que nos sitúa a todos bajo sospecha. Creemos que ni esta estrategia política, ni menos aún el apoyo explícito o velado al recurso a la violencia de una parte de la izquierda abertzale, contribuyen a resolver el conflicto vasco, cuya solución pasa por un respeto escrupuloso a los derechos humanos.

 

Tampoco nos resignamos a que desde diversos frentes se quiera acallar la posibilidad de posturas independientes y alternativas a las lógicas dominantes: unos porque utilizan la repulsa y condena ética al terrorismo de la ciudadanía para avanzar hacia una democracia con minúsculas, autoritaria y atemorizada; y otros porque al tiempo que apelan a la defensa de las libertades son condescendientes con formas de violencia política injustificables. A estas lógicas oponemos nuestro compromiso con la democracia, las libertades civiles y los derechos políticos, razón por la que nos oponemos a la Ley de Partidos.

 

4. Desde Refundación deseamos mostrar también nuestra preocupación por el contenido del escrito de la Fiscalía General del Estado que, además de incluir indicios jurídicamente laxos sobre las vinculaciones de la candidatura, recoge un gran número de detalladas informaciones recopiladas por la Guardia Civil y la Policía Nacional sobre la actividad política de diversos ciudadanos sin especial relevancia (tales como acudir a una manifestación, asistir a un mitin o participar en un acto, a lo largo de los últimos 30 años y por todo el país) que revelan un preocupante celo de las Fuerzas de Seguridad del Estado por vigilar actividades políticas sin ningún tipo de conexión delictiva.

 

5. Las personas que integramos Refundación solicitamos a los cargos públicos, a la dirección de Izquierda Unida y, muy especialmente, a quienes forman parte de nuestra candidatura para las próximas elecciones europeas, que visualicen la postura oficial de Izquierda Unida contra la Ley de Partidos y contra las actuaciones derivadas de ella.

 

Haizea Miguela (miembro del Consejo Político Federal y de la Presidencia Federal de IU) Diosdado Toledano (Secretario de Cooperación y Altermundismo de IU, miembro del CPF y de la PF) María Milagrosa Carrero (miembro del CPF) Luis Gibello (miembro del CPF) Andoni Basterra (miembro del CPF) y Antonio Arnau (miembro del CPF) en nombre de REFUNDACIÓN (www.refundacion.org).

Carta de Diosdado Toledano a la Comisión Ejecutiva de IZQUIERDA UNIDA.

 

 

Apreciados/as compas:

 

La Ley de partidos es un cáncer en la sociedad española, no sólo abrió las puertas a los comportamientos autoritarios, al abuso del poder para configurar mapas electorales y representativos al servicio del gobernante de turno, sino que atemoriza y corrompe moralmente, como un nuevo virus la plaga se extiende a través de la sospecha.

 

La introducción del criterio de “contaminación” es una aberración jurídica y es un paso atrás en dirección a la barbarie.

 

La cadena de la contaminación no tiene límites. A partir de ese momento todos somos sospechosos, y los instrumentos más serviles del poder, en la policía y la judicatura, siempre encontrarán un vínculo por absurdo que sea entre quienes luchamos contra toda explotación y opresión, entre quienes nos rebelamos contra los “GAL” y la invasión de Irak, entre quienes somos solidarios con Cuba, Bolivia y Venezuela y el mundo de ETA. ¡Después de todo quien entre la izquierda no sintió alivio cuando el sucesor “in pectore” de Franco, que aseguraba la continuidad de la dictadura, voló por los aires?

 

La ilegalización de Iniciativa Internacionalista es una decisión injusta fruto de una ley injusta, que merece nuestra condena más rotunda, no sólo una condena formal para guardas las formas ante la opinión progresista y democrática, sino una actuación decidida, solidaria, para impedir que el Tribunal Constitucional confirme el disparate del Tribunal Supremo.

 

Se trata de ser coherentes con lo aprobado por la última Asamblea Federal de Izquierda Unida al respecto:

 

“IU se compromete en la defensa de plenas libertades democráticas, y por tanto promoverá la derogación de la Ley de Partidos y la anulación de las ilegalizaciones de organizaciones por sus silencios, ideas o simpatías.”

 

Cuyo espíritu traslada Cayo Lara en una entrevista en “El Pais” que transcribo en sus párrafos finales:

 

P. ¿Le alegra o le molesta que el Supremo haya anulado las listas de D3M y Askatasuna?

R. No compartimos la ilegalización, es tremendamente peligroso ilegalizar a la gente por no condenar a ETA. ¿Ilegalizamos a los que no han condenado la invasión de Gaza? ¿A los que apoyaron la invasión de Irak? Es sólo una pregunta que dejo en el aire. Es que eso de la ilegalización es muy peligroso. Y no ayuda a resolver el problema del País Vasco: creamos mártires.

P. ¿Y no es peligroso tener en las instituciones a partidos que apoyan a ETA?

R. La preocupación de que estén ahí es más indiferente. Si hay partidos que sirven a ETA, hay que lograr que los ciudadanos no les voten. El tema del País Vasco tapa como una inmensa cortina de humo los problemas sociales de España.

 

Como conclusión, y en la medida que tras la decisión de Tribunal Supremo la candidatura Iniciativa Internacionalista anunció presentación de recurso al Tribunal Constitucional, propongo que la Comisión Ejecutiva Federal elabore un comunicado urgente, con los siguientes contenidos:

 

- Rechazo de la Ley de Partidos y exigencia de Derogación.

- Rechazo ilegalización de Iniciativa Internacionalista

- Restablecimiento de las condiciones democráticas para la celebración de las elecciones europeas, aceptando el recurso contra ilegalización de Iniciativa Internacionalista.

 

No tengo ilusiones en el Tribunal Constitucional, mediatizado por los grandes poderes del estado en su configuración, y de lo cual nos ha dado sobradas pruebas (basta ver su actitud ante la reforma del Estatut de Cataluña). Pero, por ello mismo, siendo un organismo tan poco independiente, es necesaria la presión de la opinión de la izquierda progresista, democrática y republicana de este país.

No nos encontramos ante un tema menor, sino de principios.

Nuestra solidaridad con Iniciativa Internacionalista es la solidaridad hacia nosotros mismos. No olvidemos las sabias palabras de Bertold Brecht.

Espero que seamos capaces de responder a la altura de las circunstancias.

 

Saludos fraternales

 

Diosdado Toledano

 

 

Diosdado Toledano es miembro de IU y responsable de la Secretaría de cooperación y altermundismo de la Comisión Ejecutiva de Izquierda Unida Federal