Refundación critica la anulación de la candidatura de Iniciativa Internacionalista.

1. Desde Refundación (el espacio transversal surgido de la quinta lista presentada en la última Asamblea de Izquierda Unida) deseamos expresar nuestro rechazo a la anulación de la candidatura de Iniciativa Internacionalista como un atentado del Estado contra los derechos fundamentales, pues usando como excusa el terrorismo, se ilegalizan ideas y se cercena el derecho a la presentación de listas electorales y al voto de una parte de la población.

 

2. Por eso mismo, expresamos nuestro apoyo a la postura de Izquierda Unida que, tal y como se aprobó en la Asamblea Federal, “promueve la derogación de la Ley de Partidos y la anulación de las ilegalizaciones de organizaciones por sus silencios, ideas o simpatías”. Con independencia de nuestra opinión política sobre la candidatura afectada (participamos en otra lista electoral y aspiramos, siempre desde la confrontación democrática, a lograr el mayor apoyo posible de la ciudadanía de izquierdas) creemos que es imprescindible tener una postura clara en defensa de las libertades democráticas y los derechos fundamentales de las personas. Conviene recordar en estos momentos la célebre cita de Rosa Luxemburgo: “La libertad siempre ha sido y es la libertad para aquellos que piensen diferente”.

 

3. La decisión del Tribunal Supremo y la Ley de Partidos en la que se ampara están enmarcadas en una estrategia de criminalización del llamado “entorno” de ETA asombrosamente elástica que nos sitúa a todos bajo sospecha. Creemos que ni esta estrategia política, ni menos aún el apoyo explícito o velado al recurso a la violencia de una parte de la izquierda abertzale, contribuyen a resolver el conflicto vasco, cuya solución pasa por un respeto escrupuloso a los derechos humanos.

 

Tampoco nos resignamos a que desde diversos frentes se quiera acallar la posibilidad de posturas independientes y alternativas a las lógicas dominantes: unos porque utilizan la repulsa y condena ética al terrorismo de la ciudadanía para avanzar hacia una democracia con minúsculas, autoritaria y atemorizada; y otros porque al tiempo que apelan a la defensa de las libertades son condescendientes con formas de violencia política injustificables. A estas lógicas oponemos nuestro compromiso con la democracia, las libertades civiles y los derechos políticos, razón por la que nos oponemos a la Ley de Partidos.

 

4. Desde Refundación deseamos mostrar también nuestra preocupación por el contenido del escrito de la Fiscalía General del Estado que, además de incluir indicios jurídicamente laxos sobre las vinculaciones de la candidatura, recoge un gran número de detalladas informaciones recopiladas por la Guardia Civil y la Policía Nacional sobre la actividad política de diversos ciudadanos sin especial relevancia (tales como acudir a una manifestación, asistir a un mitin o participar en un acto, a lo largo de los últimos 30 años y por todo el país) que revelan un preocupante celo de las Fuerzas de Seguridad del Estado por vigilar actividades políticas sin ningún tipo de conexión delictiva.

 

5. Las personas que integramos Refundación solicitamos a los cargos públicos, a la dirección de Izquierda Unida y, muy especialmente, a quienes forman parte de nuestra candidatura para las próximas elecciones europeas, que visualicen la postura oficial de Izquierda Unida contra la Ley de Partidos y contra las actuaciones derivadas de ella.

 

Haizea Miguela (miembro del Consejo Político Federal y de la Presidencia Federal de IU) Diosdado Toledano (Secretario de Cooperación y Altermundismo de IU, miembro del CPF y de la PF) María Milagrosa Carrero (miembro del CPF) Luis Gibello (miembro del CPF) Andoni Basterra (miembro del CPF) y Antonio Arnau (miembro del CPF) en nombre de REFUNDACIÓN (www.refundacion.org).